El fútbol femenino es la modalidad deportiva que más auge ha experimentado en los últimos años.  Esta proliferación se expande a todos los niveles, no solo en público, inversión y cobertura mediática, sino también en cuanto a la participación masiva en el juego de niñas y mujeres en todo el mundo, lo que conlleva también una creciente demanda en el número de técnicos, entrenadores y profesionales del deporte en todos sus ámbitos.